Inicio > Opinión > Reseña > Selección Picnic: 11 discos chilenos que nos dejó el 2020

Selección Picnic: 11 discos chilenos que nos dejó el 2020

20 . 01 . 2021, 5:06 am

Maldito año nuevo y lo que me trajo. Seleccionamos nuestros trabajos nacionales favoritos del año.

Por

Finalmente terminó el 2020, quizás uno de los años más largos de la historia. Uno donde todo lo que conocíamos cambió, el año de la pandemia, del plebiscito, del Zoom, de estar más separados que nunca. Sin embargo una de las cosas que logró que todo se hiciera más ameno fue la música. Como todos los años nos reunimos como equipo y elegimos los discos que más nos ayudaron a resistir estos 365 días.

El estallido social musicalizado, trabajos realizados a la distancia y regresos de proyectos insignes. Te dejamos con una selección que incluye algunos de los discos que más disfrutamos. Haz click en la foto para reproducir los álbumes.

Super Especial – Dramático

La segunda entrega discográfica de Super Especial, viene a reafirmar sonidos y descubrir nuevos. En ciertos tracks hay esquejes de los que sería su homónimo lanzado el año 2017, con ritmos creativos, guitarras enérgicas y líricas adolescentes. 

“Dramático” nos deleita con un excelente lirismo, que, complementado con las armonías vocales de Gabriel y una buena producción, hacen de un álbum fácil de digerir. Lo que puede generar contrasentido con la variedad de géneros e influencias que se reflejan en cada una de las canciones, cada single es diferente a otro, haciendo de este un LP versátil y entretenido.  

Sin dudas una de las entregas más llamativas de este 2020, demostrando que Super Especial no estaba muerto, andaba de parranda. Así entregándonos un álbum que nos deja con ganas de más y expectantes a el desarrollo musical de la banda. (Por Manuel Soto)

Herbario – Después de las palabras

La psicodelia y atmósfera de “Después de las palabras” hace al primer LP de Herbario uno de los destacados nacionales del 2020, un año en que el cambio de paradigma del indie criollo parece haberse asentado definitivamente en el trap. El proyecto de Ricardo Valdés detecta con precisión los elementos clave de sus referencias y ‘Espejos/Reflejos’ es, precisamente, el mejor reflejo de la obra: una combinación natural del jangle pop ochentero y la psicodelia noventera.

Sin ser una obra del todo original, “Después de las palabras” destaca en su eficacia y en una producción perfecta, que lo ponen en la discusión sobre si quizás sea la mejor réplica del terremoto indie de medidos de década. (Por Vicente Reyes)

Pau – Latencia

En “Latencia” Pau consigue pintar un retrato sonoro de la cotidianidad. Lejos de sentimentalismos e ideas rebuscadas el artista logra conectar los puntos precisos en un disco con el cual es fácil identificarse. 

Entre viajes espirituales, casas embrujadas y el odio al verano, “Latencia”, logra unir ideas comunes de los elementos más ocultos del día a día. Todo mezclado con una musicalidad única, donde los ritmos guitarreados se unen con vientos y sintes. Un trabajo que suena cómo ningún otro disco internacional ni nacional. (Por Francisco Trejo)

José Destro – El futuro

Si de esperar se habla, “El futuro” por José Destro sí que nos hizo esperar, sin embargo, valió absolutamente la pena, el primer larga duración del músico nacional es uno de los discos que salvó el 2020.

Con influencias claras y detalles minucioso, “El futuro” nos lleva a un viaje casi cinematográfico, el cual nos permitió escapar de la angustia creada en la cuarentena. Como si fuera una sola canción, el disco nos permite entender lo que fue, lo que es y lo que viene con cada canción. (Por Javiera Castro)

Adelaida – Animita

“Animita” es el cuarto álbum de estudio de Adelaida, producido por Jurel Sónico y co-producido por Matías Saldías, muestra una propuesta distinta a sus entregas anteriores, sin dejar atrás las guitarras cargadas de grunge. Se añaden arreglos de cuerdas, ensambles melódicos innovadores y nuevas colaboraciones.

El álbum es sin duda una búsqueda de nuevos sonidos, instrumentos e ideas. Encontramos varios elementos no antes vistos en la carrera de los porteños como es la colaboración de Chini.png en el sexto track del álbum ‘No hay daño’, así también podemos observar el dinamismo de los roles en la banda, escuchando como voz principal a Naty Lane (bajo) en ‘Yo Tenía’ o la inclusión de nuevos instrumentos como los arreglos de violines en ‘Yo Siento’.

El concepto de Animita gira en torno a un juego de supersticiones y fe, jugando con una estática psicodélica, invernal y fría. Sin duda es un disco donde puedes encontrar una visión más madura y diversa de la agrupación sin dejar atrás sus inicios musicales. (Por Sofía Fraile)

Cami – Monstruo

Cami vuelve de la mano del pop mezclado con folclore latinoamericano en su segundo álbum. Este nuevo trabajo es mucho más oscuro que su anterior “Rosas”. Se nota como la viñamarina va encontrando de a poco su estilo propio y en “Monstruo” se percibe totalmente. La mezcla del pop con el tango, la cumbia y la música andina, hacen de este disco una pisada fuerte para Cami dentro del ambiente musical latino.

El desamor es el mundo por donde giran la mayoría de las letras, la lírica se vuelve más cruda que en su anterior trabajo y también más directa. Cami ha sabido evolucionar dentro su propio estilo y “Monstruo” es la prueba fiel de que la artista nacional seguirá entregando trabajos de mejor calidad con el tiempo. (Por Yerko Flores)

Poder Fantasma – Canciones para el Siglo XXI

En su segundo disco de estudio la banda capitalina Poder Fantasma decide dejar un manifiesto musical sobre los primeros años de este nuevo siglo.

“Canciones para el S. XXI” funciona como la banda sonora perfecta de eventos tan importantes cómo el 18-O y la pandemia del Covid pero que cómo un buen episodio de Los Simpsons, predice y refleja muchos elementos de nuestra sociedad actual. 

Vivir el fin de los tiempos, (des) obedecer al patrón de turno o simplemente robarse una chela del súper cuando nada más tiene sentido. Poder Fantasma junto con su sonido cargado de electropop plasma en 10 canciones sentimientos comunes de una generación completa al mismo tiempo redefiniendo lo que significa vivir en América Latina en pleno 2021. (Por Francisco Trejo)

Bronko Yotte – Fuero Interno

No es novedad que Felipe Berríos, alias Bronko Yotte, nos sorprende con cada nueva entrega que saca, siempre proponiendo nuevos sonidos, temáticas y elementos a su tan colorida propuesta musical. Y “Fuero Interno”, su quinta placa discográfica no es la excepción. Muy por el contrario, podría convertirse fácilmente en el estandarte de la música urbana chilena. Un embutido de ritmos y géneros que nadie sabe de dónde vino y nadie sabe a dónde va. 

Un disco de crisis, con más preguntas que respuestas, que saca a Bronko de su zona de confort, y lo lleva a tomar nuevos riesgos musicales, sin sonar pretencioso y sin incomodar a su audiencia. Quince canciones pensadas de principio a fin, pero que al mismo tiempo revolotean entre las barras de Bronko, los beats de DJ Pérez y los coros de Macarena Campos (Masquemusica), su fiel equipo que a esta altura es incomparable.

Un delicioso batido que mezcla un poco de todo: trap (‘Piola’), house (‘Esasi’), samba (‘La Mano’), vals (‘Las Horas’) e indudablemente rap, fuertemente influenciado por su viaje a New York, que se siente de forma visceral en canciones como ‘Cienfuegos’ feat. Catana, probablemente lo más duro en toda la discografía del ex profe de lenguaje. Ni hablar de las demás colaboraciones junto a Chini.png, Ambar Luna y Gianluca, una curatoría de lujo en la que cada artista aporta su sello a este gran experimento de Bronko. (Por José Frías)

Como Asesinar a Felipes – MMXX

Apenas un año después del celebrado “Naturaleza muerta”, galardonado en los Pulsar como Álbum del año, el CAF volvió al estudio y sorprendió con su octavo trabajo, “MMXX”, otro disco “corto” para su colección.

Si el planeta y el calentamiento global eran el punto focal de “Naturaleza muerta”, este 2020 la banda presenta un atraco holístico, tanto en su sonido como en las letras del MC Koala Contreras. ‘Ahora es cuando’ mezcla la electrónica progresiva de Blade Runner y el jazz de la mano del saxofonista Cristián Gallardo, mientras que ‘Hemos vuelto del abismo’ presenta un sonido más clásico de hip hop noventero, contrario a un ‘Debes saberlo’ más experimental.

En las voces, por su parte, Koala sigue con su ritmo poético y su abstracción, pero con el leitmotiv claro: “Vamos a chocar con el muro una y otra vez, hasta botarlo”. (Por Vicente Reyes)

Confío en tus amigos – Ruidoso y Barato

“Ruidoso y Barato” marca el debut de la banda Confío en tus amigos, una banda que se unió por el internet. Los chicos, distribuidos en diferentes regiones del país, se mandaban demos de las canciones que sería este excelente trabajo musical.

Tal como dice su nombre, el disco nos lleva en un viaje lleno de sonidos enérgicos y potentes donde estilos como el garage rock se encuentran con algunos capítulos de bossa nova. Temas como ‘El Rey de la Mala Suerte’, ‘Señor Sol’, o ‘Surf en la Ciudad Maldita’ nos pusieron a bailar en tiempos donde extrañamos las tocatas en vivo más que nunca. (Por Francisco Trejo)

Nocheósfera – Hara Kiri

El álbum debut de Nocheósfera le dio un toque bailable a la cuarentena. Con influencias del electro-pop, dram pop e inclusive shoegaze, el dúo porteño nos transportó de manera nostálgica y pegajosa a las pistas de baile en medio de la noche.

Hara Kiri y el honor, es como junto a la producción de Cristián Heyne (Javiera Mena, Gepe, Alex Anwandter), lxs porteñxs aterrizan esta mítica tradición japonesa en un disco de 9 canciones caracterizado por una composición meticulosa de tintes oscuros y pop. La mezcla de sonidos urbanos y electrónicos con ‘Dorama Toxic” o ‘Ilusión’ y las canciones más lentas y melancólicas con ‘Fragmento’ se transforman en el resumen musical de una década. (Por Sofía Fraile)

Te puede interesar

Etiquetas

Lo último